La Cámara de Industrias de Costa Rica señaló en el Congreso de Innovación, realizado el pasado 24 de mayo, que el país debe invertir más en innovación para incrementar la productividad y alcanzar un mayor nivel de crecimiento y bienestar social. Los industriales explicaron que el país no ha aprovechado todas las ventajas de la innovación, aun cuando tiene las condiciones necesarias para liderar en Latinoamérica.

Una de las principales sugerencias que los industriales expusieron al Gobierno para mejorar el ambiente de innovación en el país es crear una entidad que le permita a cada sector del sistema cumplir su rol, así como la creación de una política pública más efectiva.

“Concordamos con los resultados del examen de políticas de la OCDE y lo hemos mencionado en muchas ocaciones, nuestro Sistema de Innovación se encuentra subdesarrollado, altamente fragmentado y sus actores generalmente tienen capacidades débiles para cumplir su rol. Por esa razón creemos que debemos priorizar el impulso a la ciencia, tecnología e innovación en el país, tener una política pública más efectiva, una adecuada institucionalidad para el impulso de la innovación y utilizar la ciencia como una fuente de conocimiento para innovar”, señaló Enrique Egloff, presidente de la CICR.

La CICR explicó que la experiencia local e internacional he mostrado que los gobiernos suelen introducir grandes programas nuevos sin pruebas previas a pequeña escala, y con un conocimiento muy limitado de si serán efectivos, sin probarlos y solo asumiendo que funcionará.

Justamente para evitar este escenario es que tuvo espacio en el Congreso el Innovation Growth Lab del Reino Unido, quien expuso sobre los mecanismos para probar nuevos programas y estar realmente abiertos a descubrir si están funcionando, mediante política experimental. Lo anterior permitiría una adecuada asignación del gasto público en innovación y que la sociedad perciba los beneficios de la política y la asignación de sus impuestos.

Durante el Quinto Congreso de Innovación se presentó el estudio del Banco Interamericano de Desarrollo: “Agencias latinoamericanas de fomento de la innovación y el emprendimiento: Características y retos futuros”. Según el BID, en América Latina, la inversión promedio en Investigación y Desarrollo respecto del Producto Interno Bruto (PIB) es de 0,75%, mientras que el promedio de países de la OCDE es de 2,4% (OCDE). Por lo tanto, para acelerar los procesos de crecimiento y reducir las brechas de productividad que separan a América Latina de los países desarrollados, es necesario aumentar los niveles de inversión de Investigación, Innovación y Desarrollo.

Además, en ese mismo estudio se presentan varias diferencias importantes por las que América Latina se encuentra en desventaja respecto a los países parte de la OCDE. Las agencias de los países desarrollados suelen contar con un enfoque estratégico más localizado y transformador. Cuentan con un tamaño relativo mucho mayor, tanto en los recursos financieros como humanos, con mejor calificación del personal, con un portafolio de instrumentos notablemente menor y son más productivas.